sábado, 19 de febrero de 2011

Vuelve la Banda Nueva


Sí, juntos otra vez los integrantes de esta excelente banda colombiana de los años 70.

Ante la expectativa generada por el concierto que realizaron en noviembre, este miércoles 23 de febrero la Banda Nueva regresa a la tarima de Gaira. En esta ocasión la dirección musical estará a cargo del guitarrista Juan Carrillo y el baterista Jaime Córdoba. A ellos se les unirán Guillermo "Marciano" Guzmán en el bajo y Gustavo Arenas en los teclados. En las voces también estará otro personaje determinante en la fundación de la banda, el vocalista Christian Gómez.

Lugar: Gaira Café
Dirección: Carrera 13 96-11, Bogotá
Cover: 15.000 pesos
Hora: 9 PM

Para antojarnos, recordemos apartes de lo que fue el primer reencuentro de la banda en Bogotá, el año pasado. Agradecemos a Tania Moreno y a Jaime Córdoba por las imágenes.

miércoles, 2 de febrero de 2011

El 'reborn' de la banda Ship

Es de mucho agrado contar que continúan las presentaciones de músicos fundacionales del rock colombiano.

La oportunidad ahora es para ver de nuevo a Ship, la agrupación que en los primeros años 80 integraron Wato, Nacho Pilonieta y Alexei Restrepo dirigidos por Jorge Barco. Jorge, ahora radicado en España, se encuentra en Colombia ensayando con el grupo y preparando una presentación en Bogotá para este mes de febrero.

La cita es en la Sala Trilogía, Calle 81 12-70 en Bogotá.
Jueves 10 de febrero, 9PM.

La entrada tiene un costo de $10.000, la cual incluye (grata e imperdible sorpresa) el CD remasterizado de Born, el fabuloso álbum grabado por la banda en 1981 en Audiovisión (de hecho con esas sesiones fue estrenado el estudio).

Así que preparémonos para escuchar de nuevo un fabuloso capítulo de la historia del rock colombiano. Para el recuerdo, una versión que no habíamos hecho pública de "Night in the Neighborhood" para la TV colombiana en 1982.

.

domingo, 16 de enero de 2011

Los Speakers en la W (2009)


En semanas anteriores, Los Speakers volvieron a ser noticia en la radio colombiana, gracias a la entrevista que les realizó W Radio Colombia el pasado 5 de enero.

Emocionante entrevista de Julio Sánchez Cristo a Rodrigo García (co-fundador de la banda e integrante hasta su disolución) desde Cádiz, Fernando Latorre (batería en 1964-66) en Bogotá, Roberto Fiorilli (batería en 1968-69) en la Toscana y Óscar Lasprilla (compositor y segunda guitarra en 1968-68) desde Londres.

Un fabuloso documento que vale la pena compartir y conservar.

sábado, 13 de noviembre de 2010

El regreso de Emiliano Pinilla


Los animados regresos de las leyendas del rock colombiano vuelven a ser noticia.

La Banda Nueva, el talentoso proyecto de principios de los 70 se vuelve a juntar. Luego de haberse presentado en Estados Unidos, Bogotá tendrá el gusto de ver 36 años después a los artífices de La Gran Feria (uno de los álbumes más importantes de la historia del rock colombiano).

El lugar será Gaira Café en la Carrera 13 con Calle 96, el día el próximo miércoles 17 de noviembre, a partir de las 9 PM.

Para la ocasión se juntarán Juan Carrillo (guitarra, y también ex 2+2), Jaime Córdoba (batería y uno de los grandes de la música publicitaria en Colombia) y Orlando Betancur (también ex Flippers en los teclados). Ellos son tres de los integrantes que grabaron La Gran Feria en 1973. En la lista falta el bajista Gustavo Cáceres, hoy retirado de la música y reemplazado brevemente por Mario Sarasti.

A ellos se une un referente importante en la historia de la banda, el cantante Cristian Gómez (cuyo intento de promoción fue lo que unió a los integrantes de la Banda Nueva) y el bajista Guillermo Guzmán, "Marciano" (Génesis, Banda del Marciano), quien hace más de 30 años partió a Las Vegas, convirtiéndose en un talentoso músico de sesión de artistas como Justo Almario, Tito Puente y haciendo parte de la banda de Adam Sandler en los Premios MTV.

Por fin se abre una oportunidad para que los rockeros colombianos recuerden (o para que la mayoría se enteren) lo que fue La Banda Nueva.

lunes, 18 de octubre de 2010

Los Young Beats según Roberto Fiorilli


Aunque no tan prolífico en discografía como los archiconocidos Speakers, Flippers o Yetis, Los Young Beats fueron un proyecto determinante en el cambio creativo que experimentó el rock colombiano en los años 60.

Aunque manteniendo la tendencia a armar un repertorio de covers, la procedencia de los mismos mostraba un viraje hacia estilos e influencias aun desconocidas en Colombia: The Kinks, Them, Bob Dylan o las lecturas del blues hechas por The Animals y los Stones. Tal posición sería determinante en el posterior nacimiento de Time Machine y en las revolucionarias propuestas musicales de Los Speakers durante su último año de vida, con Roberto Fiorilli en la batería.

Pero dejemos que sea el mismo Fiorilli quien nos cuente la fabulosa historia de esta banda fundacional del rock colombiano.

Al igual que en la entrada anterior, trascribimos íntegramente un testimonio cedido a Tania Moreno. Agradecemos a ambos por difundir estos textos.

En 1964, yo estaba trabajando con Gabriel Camargo en su empresa, "Laboratorios Cinematográficos Gama" en la que se hacían "jingles" y cuñas para la TV y me ocupaba de todo , la asistencia de dirección, las luces, el sonido, el revelado, las copias, etc ..etc,.. (Un factotum!!) En realidad la empresa éramos Gabriel y yo !!!

En una de estas labores de doblaje con el locutor
Juan Harvey Caicedo, en Radio Nueva Granada, vi en el auditorio, una batería montada, y no me resistí, siempre me había gustado ese instrumento, pero tenían precios fuera de mi alcance!!! Me senté en la batería y comencé a tocar unos ritmos que me había aprendido en la casa con los cubiertos, los platos y los vasos (durante el almuerzo), en esas me "pilló" el Sr. Jaime Martínez, locutor y futuro presentador de Teletigre, y me dijo: “Nooo...mijo...usted no sirve para eso!!!”. La cosa quedó así, y me devolví al estudio a mi trabajo.

Al final de 1965, ya casado y padre de mi primera hija, Cynthia, mi padre me llamó para que lo acompañara a llevar un parlante "para unos muchachos que tocaban en un grupo", (Mi padre construía equipos estéreo y de amplificación) así que, fuimos a una casa frente al Hospital Militar donde vivía Orlando Betancourt con la familia y un grupo de muchachos estaba ensayando. Ese grupo de "muchachos" eran los Flippers!!! Yo quedé anonadado de lo bien que sonaban y lo bien que tocaban !!!. Allí estaba Álvaro Díaz, que se me presentó, y me dijo:"Yo canto, y estoy buscando gente para un grupo de "música moderna" (por mucho tiempo se llamó así al rock y al pop), y yo para no "quedarme atrás" le dije, "pues yo toco batería", (ni tenía batería, ni tocaba!!) ...y quedamos de hablarnos por teléfono, pero pasó un tiempo sin vernos.

Yo me había interesado en los grupos, desde un par de años antes. Había, conocido a los Danger, por un amigo común en el colegio y los veía en el Radio Teatro de Caracol. También conocí a un Empresario Director de Teatro, Promotor de Eventos e "Ilusionista", Enrique Martínez Cuellar, que alimentaba los "sueños" de varios músicos (entre los que se contaban Oscar Lasprilla y Orlando Barriga!!!) con fantasías e instrumentos fabulosos, que nunca se vieron!!!

Hacia el inicio de 1966, me llamó por teléfono Álvaro Díaz y me dijo, "ahora si estamos listos para hacer el grupo!!!" Nos pusimos una cita y me presentó a Miguel Suarez y a Ernesto Suarez, pero yo no tenía batería! Álvaro tenía un redoblante Premier y un Tímpano Leedy, y de vainas, el hermano de Ernesto Suarez, tenía el resto de la batería construida por el Maestro Chucho Flórez en el sur de Bogotá!!! El quería un amplificador, y yo le conseguí un McKyntosh, e hicimos el "cambalache" (el primero de los muchos que hice) y así quede con batería y como la tenía en mi cuarto, no podía dormir de las ganas de tocarla!!!

Comenzamos a ensayar en el apartamento de mi padre, en el centro y Álvaro que fue, y sigue siendo "pilas" consiguió una presentación en el Radio Teatro de 1020 o de Radio Continental (no estoy seguro, Álvaro sabe) y allí el grupo hizo su debut en vivo, con gran éxito, con gente que llamaba a la emisora en directa para saber "quienes eran esos"

Los números que montamos fueron de grupos como Dave Clark Five, Gerry & the Pacemakers, The Animals, The Kinks, etc. etc. o sea un repertorio "duro". Evitamos al máximo los “covers” argentinos y mexicanos!!!

Al poco tiempo, se nos presento una ocasión de tener un "trabajo retribuido", pues Los Flippers, iban a grabar su primer LP con Zeyda en Medellín y necesitaban un "reemplazo" para Le Bon Gout, en la calle 62, encima del Teatro Imperio, y claro aceptamos con gusto. Ese fue nuestro primer "camello". Nos fue, súper bien, y se comenzó a "regar la bola".

Al poco tiempo, cuando estaba viviendo en el Quiroga y tenía el cuarto para ensayos, Álvaro, contactó a Lizarazo, y el vino a oírnos a la casa. Cuando terminamos de tocar el tercer numero, sin más ni más nos dijo..."Ustedes están listos para la TV!!!" Y nos invitó a una serie de 4 programas en Juventud Moderna!!!

En estas, necesitabamos un sonido más "reforzado". Por un breve periodo, había tocado con nosotros, como segunda guitarra, Ernesto Matiz, pero no alcanzó a salir en TV. Un día, en un bus amarillo, de los de la ruta "Olaya Quiroga", me encontré un tipo "raro", que con guitarra en mano, cantaba a todo volumen, "Mister Tambourine Man", y la gente lo había "aislado" (Todavía no se habían creado los músicos de rebusque) y yo me le senté al lado y le dije que tenía un grupo y si quería venir a tocar con nosotros. El tipo en cuestión era Fernando Córdoba, que estaba recién llegado de Londres!!!

En ese periodo, Álvaro se casó, y le tocó abandonar el grupo por cuestiones de trabajo, y a mí me tocó asumir el rol de Empresario, Manager y Representante del grupo con todo lo que eso trae, tener que hablar con los de los locales discotecas, con los de la TELE, con los periodistas, quienes se comenzaban a interesar en nosotros como lo demuestran los artículos que se escribieron sobre el grupo, cosa que afronté con determinación dejando de lado mi timidez congénita!!!

Fernando Córdoba se integró perfectamente con el grupo, y en un ensayo, trajo a Ferdie Fernández, quien nos convenció tocando música clásica con la guitarra; obras de Tarraga, etc.!!! El grupo se extendió, y trabajaba muy bien.

Conocimos a Pedro Schambon, en la discoteca El Diábolo, y se "enamoró" del grupo, convirtiéndose en empresario y dándonos la exclusividad de su local en Chapinero en la 55, entre la carrera 13 y Avenida Caracas. Schambon, fue contactado por Eduardo Calle, de Discos Bambuco, quien había producido con The Speakers el LP "La Casa Del Sol Naciente", que fue un éxito!!! Quería que grabáramos un LP para su sello!!! No se imaginan lo que para nosotros quiso decir eso!!!

Así y todo cuando yo fui para la firma del contrato, me presentaron a Santander Díaz de Los Isleños, quien se encargaría de la "producción". Nos pusimos a discutir sobre los números para grabar, y el sacó del bolsillo, su lista, con todos los “hits” del momento, a lo cual yo le dije: "Un momento, el grupo somos nosotros y ya tenemos los números que queremos grabar!!!". La discusión duró un par de días, y al final le dije: "máximo, podemos grabar dos números de su lista, los demás de la nuestra, o si no... podemos irnos ahora mismo!!!" y seguramente estaban verdaderamente interesados en grabarle al grupo, porque me dijo... "bueno que le vamos a hacer, entonces graben tres de mi lista OK?" Y así fue, y fue una gran victoria, eso no se lo dejaban hacer a nadie!!!

La grabación duró tres semanas, pero solo que cuando se mandó a hacer el "stamper master" en Miami, se dieron cuenta que el sonido estaba desfasado y nos tocó, volver a grabar todo de nuevo, sin Ernesto Suarez que en esos días, tuvo un problema de familia y se retiró del grupo (en realidad nunca supe a ciencia cierta que fue lo que pasó) El LP definitivo salió con las fotografías (Bellisimas!!) de Hernán Díaz, y claro como se hicieron con anterioridad, figura en las fotos Ernesto Suarez, aunque no toca en el disco !!

El disco se vendió muy bien, y fue una buenísima promoción. Una anécdota curiosa: fue que a mi casa en el Quiroga, vino a hacerme preguntas y hacerme ver fotos de personas, un Capitán de los Servicios Secretos, porque a uno de los que secuestraron el primer avión en Colombia, le encontraron en su maleta el LP de The Young Beats!!!

El grupo trabajó mucho en discotecas, clubes (Lyons, Club Militar,Country Club,Karmel Club, etc.…etc.…) y apareció, con mucha frecuencia, en programas de la TV como Juventud Moderna, Estudio 15, Telestrella, y también en algunos Talk Shows, donde hasta me tocó defender la "música moderna" frente a los maestros de la Estudiantina Colombia!!!

También trabajamos por todo Colombia, Cartagena, Barranquilla, Cali, Medellín, y muchísimo en los pueblos de tierra caliente en Cundinamarca Tolima, etc.

Todo esto sucedió en un lapso de tiempo, en realidad breve. Después de la salida del LP en 1967, continuamos trabajando, pero con dificultades, debido algunos problemas de tipo "logístico" de Ferdie. Nos tocó reemplazarlo con Fred Samson, excelente guitarrista norteamericano de la banda Walflower Complextion.

A Fernando Córdoba y a mí, nos gustaban mucho como músicos Oscar Lasprilla y Yamel Uribe que hacían parte de un gran grupo, Los Ampex, con quienes, muchas veces alternábamos en el mismo escenario, y a quienes, a veces, íbamos a oír donde se presentaban. Con ellos, comenzamos a intercambiar opiniones y conceptos sobre los cambios que venían de EUROPA y USA, en campo musical: Hendrix, Cream, Paul Butterfield, Electric Flag, etc. etc., ya que queríamos hacer algo por esa ONDA,. Oscar y Yamel también estaban en la misma sintonía... De estas conversaciones y empatía, The Young Beats y Los Ampex, terminaron su ciclo y dieron vida a THE TIME MACHINE!!!!

En próximas entradas la historia continuará con los testimonios sobre el desarrollo de The Time Machine y La Columna de Fuego.

viernes, 1 de octubre de 2010

El rock del interludio: testimonio de Jorge Barco


Varias veces hemos hablado acá sobre la crisis que vivió el rock colombiano entre la diáspora del rock hippie y la primera parte de los años 80. También hemos hablado de los héroes que a pesar del duro trabajo mantuvieron viva la música rock en nuestro país.

Uno de ellos fue Jorge Barco, recordado por integrar los grupos Crash y Ship, quien nos ofrece un testimonio de cómo se vivió por entonces el movimiento roquero, el cual trascribimos íntegramente.

Sin más preámbulos, le cedemos la palabra.

Contribuyo las siguientes líneas para dar a conocer algunos detalles acerca del Rock en Colombia durante la primera etapa de los años Ochenta. La escena del Rock había comenzado a desvanecerse notoriamente hacia el año 1975.

Vale la pena hablar de un interesante proyecto que aunque no tuvo trascendencia, se llevó a cabo al principio de 1976, cuando dos miembros de la
Banda del Marciano, el guitarrista Hernando Becerra y el bajista Guillermo Guzmán, se unían al teclista Jorge Barco y el baterista Carlos Vela, de Mr Merlin & Albatross, el primer grupo de Rock Progresivo de Colombia.

Dicho proyecto se llamó
Kyrie Eleison, que evocaba los grandes progresivos como YES, Gentle Giant y Emerson Lake & Palmer. Por entonces serían el primer grupo en utilizar un arsenal de teclados electrónicos y sintetizadores, con un sin fin de efectos de guitarra.
Solo se realizó un concierto en el Teatro Almirante en Febrero de 1976, y se grabó un disco producido por Mario Sarasti y Enrique Gaviria.

El álbum, aunque fue presentado por
Gustavo Arenas en su programa de Radio Latina, nunca fue editado y la cosa no pasó a mayores. Finalmente, el grupo se deshizo con el traslado de Guzmán, Becerra y Barco a distintos puntos de los Estados Unidos.

Cabe anotar que uno de los principales exponentes del Rock colombiano,
Chucho Merchán, se trasladaba a Londres ese mismo año y lograría llegar a destacarse como bajista de grupos de gran talla como Colosseum, The Pretenders, The Eurythmics, y acompañando a estrellas como Pete Townsend de Who y David Gilmour de Pink Floyd.

Es así como en 1976 el Rock desaparece de la escena en Colombia.

En varias ciudades del país, gran parte de los músicos de las bandas de Rock recurren al Jazz para obtener trabajo tocando éste género en diversos bares y restaurantes. De algo hay que vivir si de la música se saca el sustento, y el Jazz en la vida nocturna de las capitales provee por algún tiempo.

De hecho, durante unas vacaciones de
Jorge Barco en Bogotá, hubo una curiosa reunión con Fercho Reyes en la guitarra, Eduardo Acevedo en la batería, un bajista argentino y Barco en los teclados, creando uno de los primeros grupos de fusión Jazz/Rock en Colombia, al estilo de Chick Corea, Mahavishnu Orchestra y George Duke.

De este breve evento en el legendario teatro Almirante, sale a luz el notable pianista
Hector Martignon, músico colombiano de gran trayectoria y renombre en el Jazz Latino de Nueva York.

A mediados del 77,
Jorge Barco y Agusto Martelo se encuentran en Bogotá y ante la inexistencia del Rock, deciden darle vida de nuevo formando el grupo CRASH con el Marcianito en la batería y Fercho Reyes en la guitarra. Más adelante Marcianito y Fercho serían reemplazados por Hernando Becerra quien regresaba de Nueva York, y el “sardino” Eduardo Acevedo en la batería, a quienes se uniría también el impresionante cantante Hawaiano Randy Dawling.

La banda actuaría en variados escenarios como el Teatro Almirante de Bogotá, y numerosos estadios, coliseos y festivales en todo el país entre 1977 y 1983. A pesar de su importante trayectoria y factor decisivo en la supervivencia del Rock colombiano, el grupo nunca lanzó un disco al mercado.

Desafortunadamente el fin de la década del 70 traía la comercialización extrema de la industria musical con el fenómeno de Saturday Night Fever. La música Disco, una manera de hacer dinero rápido para las discográficas multinacionales con la fiebre del baile, había entrado como un huracán con la película musicalizada por los
Bee Gees y otras estrellas de la música Soul.

Este fenómeno llevó a las compañías disqueras de los Estados Unidos, a quedar en manos de abogados y contabilistas, y el arte de la música pasó a un segundo plano, dando paso al arte de hacer dinero en cantidades alarmantes.

A su vez, esto llevó a la extinción comercial los movimientos del Rock Progresivo y la fusion del Jazz/Rock, que contaba con músicos de enorme virtuosismo y talento.

En Colombia no fué diferente; la fiebre del baile se había tomado el país. De vez en cuando se daba el mano a mano entre la música Disco y el Rock, como se vió en Bogotá en el coliseo de ferias en Octubre de 1979 entre
“Bandido”, grupo integrado por varios “ex-rockers” como Alexei y Mario Restrepo y Lisandro Zapata, y CRASH.

En 1980, un grupo de inversionistas Bogotanos llevan a la realidad la visión de
Mario Sarasti y Enrique Gaviria de construir un estudio de grabación de altura internacional, y es así como nace Fonovisión, actualmente Audiovisión.

Para poner el estudio en funcionamiento, es invitado el famoso productor
Eddie Krammer, (Jimmy Hendrix, Led Zeppelin) quien a su vez solicita un grupo de Rock para hacer las pruebas.

Jorge Barco es contactado, quien enlistando a Alexei y Mario Restrepo, guitarra y batería respectivamente, y a Nacho Pilonieta en el bajo, llevan a cabo las pruebas del estudio con material original. Es tan buena la química entre ellos, que allí se forma SHIP, una banda que marcaría un capítulo importante y subiría el listón en la música colombiana a nivel internacional.

Sin el apoyo de una multinacional y con un sacrificio sobre-humano para cubrir los costos como producción independiente, el album
“Born” se graba en Fonovisión a manos de los ingenieros Enrique Gaviria, Adolfo “el Mono” Levy y Mario Sarasti, y se finaliza en Quadradial y Criteria en Miami, a manos de Jerry Thichava y Mike Fuller, bajo los más altos niveles tecnológicos del momento.

El proyecto cuenta a la vez con la co-producción de
Joe Galdo, baterista de renombre (Foxy, Robert Palmer), y productor por excelencia de los primeros discos de Gloria Estefan y el Miami Sound Machine. El resultado es maravilloso, un disco que supera los estándares de calidad internacional, entrando en los más altos puestos de las listas radiales del país y algunas universidades de los Estados Unidos.

El álbum es distribuido bajo el sello Polydor a través de Philips de Colombia. A pesar de tener dos temas número uno en las listas, dos más en el top-ten, numerosas participaciones en programas de televisión, el grupo estar tocando en estadios y coliseos por todo el país, y una gran demanda del público, el disco no goza de ventas significativas debido a inexplicables políticas de la discográfica. Finalmente, ante la falta de medios y apoyo, el grupo se disuelve en Noviembre de 1983.

Jorge Barco se traslada definitivamente a los Estados Unidos, donde años más tarde se dedicaría a proyectos de música contemporánea Cristiana y actualmente reside en España donde lidera Shepherd, su actual grupo de Rock, y produce a Grandma James, un prometedor grupo de pop-rock con la cantante madrileña Marta Sam.

Casi simultáneamente a fines de 1980, el gran promotor
Armando Plata Camacho, uno de los pocos impulsores del Rock en Colombia por aquellos tiempos, lanza a la escena nacional a TRAFICO, grupo liderado por el guitarrista Ernesto “Che” Rozo y el baterista Blu Martínez. Grabando su primer LP hacen giras por todo el país, actuaciones en televisión y entran en las listas de las estaciones de radio que promueven el género.
Cabe anotar que un tiempo después se uniría a ellos el joven guitarrista Gustavo Erazo, actualmente bajista de gran prominencia en el ámbito del Jazz contemporáneo de Los Angeles, California (Promise Keepers, Kirk Whelan, Sheila E, Alex Acuña, etc.).

Poco más se puede decir del Rock el resto de los 80s en Bogotá, con excepción del grupo
Kokoa de Peter Schroeder, un grupo de punk-rock original, el regreso de Los Flippers con un LP que no hallaría trascendencia, y un fallido intento de lanzar a Emilce como cantante de Rock, proyecto que se graba en Fonovisión pero no ve la luz del mercado. En Medellín se vivía simultáneamente una gran lucha por hacer sobrevivir el Rock, en particular con grupos como NASH y KRAKEN entre otros.

El año 88 sin embargo, vería la explosión del Rock en Español que iniciaría la década del 90 con gran bombo y platillo para muchos artistas colombianos, incluyendo Juanes, Aterciopelados y Shakira, para quienes la vía había quedado pavimentada por los pioneros de los 60s, 70s y 80s.



* Este testimonio, como otros que vendrán más adelante, fue inicialmente transmitido a Tania Moreno, a través del grupo en Facebook que promociona el esperado documental Al compás del rock. Muchas gracias por divulgarlo por primera vez.

viernes, 2 de julio de 2010

Última hora: Los Speakers se disuelven


Por Silvia Jaramillo.

"Nos disolvemos definitivamente. Hemos tenido algunos problemas internos y además queremos estudiar y vamos a hacerlo este año de 1968". Con estas palabras sencillas, sinceras, los integrantes de "Los Speakers", el mejor conjunto juvenil colombiano, el principal intérprete de música a go-go, anuncia su desintegración. Su decisión es irrevocable. [...]

Primero actuaron en televisión, hace cuatro años en el programa 'Ventana al mundo' que dirigía Julio Sánchez Venegas [sic].
Primera presentación ante el público en una función especial en el Teatro Colombia.
Primeros pesos que ganaron $ 2.00 cada uno, en un matinal organizado por ellos mismos en el teatro de La Comedia [...]

La última actuación: en el club de Montería, hace veinte días. [...]

La noticia de su rompimiento definitivo ha sido recibida con pesar por el público colombiano en general, y en especial por los jóvenes, para quienes siempre fueron sus ídolos favoritos.

El Tiempo, 5 de enero de 1968

Por fortuna la decisión irrevocable duraría poco. Rodrigo García y Humberto Monroy se juntaron con Óscar Lasprilla y Roberto Fiorilli, y así hubo Speakers por un año más, cuando la banda grabó en Colombia el primer álbum de contenido 100% original y el primer álbum conceptual. La noticia del fin de la banda sería así desmentida pocas semanas después, cuando el grupo con su nueva nómina regresó de una gira por Ecuador.